Baño Público en Parque El Quijote, entre calles 23 y J.


El baño público del Parque el Quijote ubicado en 23 y J es un antro de perdición. Así dicen los hombres que por necesidad han tenido que hacer uso de este. Antro porque cuando un hombre heterosexual entra se encuentra lo que menos esperaría encontrarse. Tres o cuatro hombres masturbándose al unísono mientras uno enseña  el trasero. No es cuento no. Es así. De nada sirven los cuidadores y cobradores del mismo. Si uno paga más puede hacer allí lo que uno que quiera.
Tal indecencia como afirma un señor de 53 años que por necesidad tuvo que contemplar, marco toda su vida. “Casi me defeco en los pantalones. Se me revolvió todo el estómago. Y por supuesto metí un escándalo a los cuidadores que se encontraban fuera del mismo conversando como si nada, sin controlar lo que pasaba allá dentro”.-dijo.   
Historias como estas se escuchan en el parque a diario. Y esto no de ahora, sino de hace rato que viene sucediendo. Por allí han pasado diferentes cuidadores. Desde personas gays hasta otros que poco le importa lo que sucede dentro, siempre y cuando el que va a entrar pague. La obligación suya nada más es mantener el baño higiénico.
El baño abre en la mañana. Y ya de temprano gays y bisexuales empiezan asistir al lugar tratando de satisfacer su testosterona acumulada.
La confluencia al lugar es necesaria y obligatoria. Los que esperan el autobús 195 antes de montarlo, entran porque las necesidades humanas no se pueden aguantar. Estas no tienen momento fijo. Una vez entrado allí, es donde los instintos animales reprimidos afloran. Pero solo unos pocos instantes para que los demás necesitados pasen y para no levantar sospechas.
Por lo general todo el que tiene que converger en el parque El Quijote sabe para lo que se presta ese baño. El mismo trabaja hasta la tarde. Pero una vez entrada la noche, lo que una vez quedara en el baño se hace público en el mismo parque que tiene poca iluminación.
No importa si hay mujeres y niños pasando, o personas que solo esperan el transporte público. El caso es que gays y bisexuales se las ingenian para  chupar caramelos o sino para saborear el menú completo.
Esto que se ha regado de boca en boca y que todos los que por placer, necesidad u obligación visitan el lugar sabiendo o no, porque este es un punto céntrico; opinan que la parada de espera el autobús debe de ser trasladada por causa de los adolescentes y los niños que no tienen ninguna necesidad de contemplar estos sucesos.  Otros dicen que cuando se remueva la parada se acabó la diversión porque la misma enmascara el lugar.
Sea o no cierto, nuestra realidad cada día nos presenta qué la ausencia d libertades y de oportunidades existente son el factor clave que genera un estado de caos en la comunidad gay quien en consecuencia tiene que recoger los rastrojos de la intolerancia y el odio en culpa de que el gobierno no tiene en cuenta todavía lo que estos necesitan para mejorar como individuos y gozar de un estado de igualdad. A este incidente solo podemos decir, que personas homosexuales y bisexuales tienen que crearse estos sitios ilegales para poder satisfacer sus necesidades sexuales porque los mismos no tienen sitios legales, ni tampoco cuentan con la aprobación social y gubernamental.
El baño de El Quijote no es el único baño público en la Habana donde la comunidad gay ha tenido que inventarse espacios para sobrevivir sexualmente siendo verdaderamente ellos. En La Habana existen variedad de ellos. Sean ubicados en cines, discotecas o en los anfiteatros. Pero como sea mi post va dirigido a aquellos que valientemente se han armado de valor para diseñar espacios porque no tienen, porque es la única forma que conocen para decir existimos, y hacer rebeldía social; como también mi post va dirigido a aquellos que en la isla y en el mundo lo leen para que exijan más cambios internos en nuestra sociedad.
Tal vez gays pudieran gozar de estos encuentros con absoluta privacidad como cualquier persona heterosexual en sus casas. Pero si sus familias y la sociedad no los acepta, ¿entonces donde lo hacen y como lo hacen? Públicamente es la respuesta.  Estos no tienen ni habitaciones ni baños privados a los cual usar para tal fin. Por lo cual para finalizar mi post sin promover un estado de anarquía concluyo que los baños públicos con fines sexuales es menester mantenerlos hasta que ocurran cambios evidentes en beneficio de las personas homosexuales que demuestren y visibilicen un estado de igualdad; para ver si así el gobierno y Mariela Castro dejan de comer tanta bobería y se ponen las pilas. @mariojdgonzalez

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.