Comunidad Gay Cubana: Entre Mitos y Realidades.



El parque El Quijote ubicado en la calle J entre 23 y 25 en el Vedado a unos metros del  tan conocido Coppellia donde se vende helados es un sitio donde la mayoría de los homosexuales cubanos se reúnen y practican desde  una buena mamada (sexo oral) hasta una masturbación grupal,- y perdonen mi grosero vocabulario.
Si amigos-ya entrada la noche muchos frecuentan el lugar debido a las calientes características del cual se benefician tanto gays, como bisexuales que frecuentan el área. Y aunque la policía merodea el lugar muy poco, puedo decirte que los hechos que allí ocurren se deben única y exclusivamente a que el parque cuenta con una leve obscuridad que permite que la mayoría de los gays atrevidos que frecuentan el área se dediquen a practicar las cosas que ahorita mismo les había comentado.

En el mismo parque, se encuentra un baño público que funciona en horas del día cual su costo es de 1 peso cubano. Pero el baño a diferencia de lo que ocurre en horas de la noche en el parque, es que este  es un lugar donde también  la mayoría de los gays asisten durante el día haciendo como que van a hacer pis y entonces dentro de este, muchos hasta se dedican a observarse los penes como hasta las mismas nalgas y de plazo masturbarse rápidamente hasta eyacular, antes de que el cuidador y cobrador quien es gay de tanto ver cosas que no había visto antes se dé cuenta de lo que ocurre y eche a los que están adentro a la calle.

Les cuento también que las calles 23 y 25 cuando se cruzan con la calle G, llamada también (avenida de los Presidentes)  y siguiendo siempre las calles H, I, J, K, y así sucesivamente hasta llegar a Malecón son las intercepciones donde la mayoría de los gays se encuentran, tratando de ligar con un extranjero o con un chico sexy  en busca de una noche placentera para así resolver en algunos casos sus problemas económicos. Sin embargo otros no cobran nada, porque simplemente buscan dar placer y sentir placer para no volver a sus casas sin haber vertido todo aquel liquido viscoso blanco.

Todo esto ocurre relativamente cerca del Cine Riviera, Coppellia, El Cine Rampa y la fuente que se encuentra ubicada  frente al mismo Malecón de la Habana donde tantos chicos prostitutos se reúnen esperando al extranjero que ha de llenar sus bolsillos.

Pero cuando comparamos las calles 23 y 25 permítame decirle que la que más se presta para que se cometan estos actos es de excesiva promiscuidad y búsqueda de placer es la calle 25. Sin embargo la calle 23 por otro lado se presta más a ser transitada por los chicos y hombres que cobran sus servicios sexuales a cambio de dar placer.

Si amigos, no se puede negar que la comunidad gay esta eufórica de sexo, pero no solo de sexo sino de dinero. De ahí que esta se prostituya. Es triste decirlo pero ellos en su mayoría adolescentes y algunos jóvenes se han dado cuenta que trabajando para el estado no han de ganar suficiente para mantenerse y mantener a sus familias. La mayoría sueña con hallar a un extranjero que les saque del país para así mejorar. No les importa si es un viejo enclenque o si es atractivo, lo único que les interesa es vivir bien y resolver sus necesidades materiales.

Algunos hasta estafan al cliente que se acerca en busca de sexo y por ahí un montón de sucesos de los cuales he oído y del cual lamentablemente la mayoría de los que lo han cometido hoy se encuentran presos.
Muchos dicen que la culpa es del gobierno quien no da oportunidad alguna en los empleos, otros que no alcanza lo que ganan, lo cual conlleva dedicarse a una doble vida para mantener apariencias. Pero cuando vemos la cruel realidad que ha tocado vivir al homosexual cubano desde inicios de esta Revolución constatamos que ahora y muy lentamente es que están empezando a suceder los verdadero cambios a favor del colectivo LGBT del que tanto muchos han esperado. Pero ninguno de estos cambios tristemente puede erradicar la exuberante prostitución homosexual que existe en la isla ni la excesiva corrupción de menores que esta padece a no ser que esta lleve a todos, desde homosexuales hasta heteros a ganar lo que merecen por su trabajo. Mientras tanto la prostitución existirá y existirá para rato.

La mayoría de estos espacios hoy en la zona más céntrica de la Habana que es el mismo Vedado yace la mata de la prostitución desde sus mismos cimientos. Mas  quieran o no quieran reconocer las autoridades de este país que desde drogas hasta corrupción de menores en estas calles se vive a diario ya es un problema de ellos quienes mismo se engañan y buscan a toda costa engañar a organismos internacionales de control con una mentira que al menos la mayoría de los ciudadanos de este país conoce.

Como posible turista gay, bisexual o lesbiana que a lo mejor decide venir a la isla para comprobar de lo que  hablo, déjeme decirle que no  es una falacia mía, ni es mi intención desacreditar a mi país ni a sus gobernantes más de lo que ellos mismos están; sino llamar la atención del mundo doblemente, expresando que este no es en realidad el país de las maravillas en cuestiones de derechos homosexuales  que dicen ser las agencias de prensa digitales y no digitales oficialistas.

No se engañe amigo lector, reflexione. Creo que si estuviera en su lugar evitaría venir a la isla y visitaría a otros países donde ser homosexual no fuera algo indigno y donde la prostitución como flagelo que evidencia la ausencia de derechos sociales y económicos no llegara al cuello.

Hoy todo 23 y todo 25, contando sus intercepciones con las calles representadas alfabéticamente de la G hacia el mismo Malecón  tristemente es un espacio donde la comunidad gay, más que buscar sexo, frecuenta por obligación en busca de mejoras económicas que desdichadamente la economía del país no le brinda.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.