"Monumento de Jose Miguel Gomez: Sitio de Encuentro Gay".

El monumento erigido a Jose Miguel Gomez antes del triunfo Revolucionario en el país y que se encuentra en la calle G o Avenida de los Presidentes en el Vedado se ha convertido es espacio de encuentro donde la mayoría gay se reúne a tener sexo en horas de la noche y la madrugada.

Es risible decirlo, pero es asi como les cuento. Muchas las veces la policía en horas de la noche sube las escaleras del monumento para sacar a los gays a empujones y llevárselos detenidos en culpa de no contar con sitios en la capital donde poder tener sexo de manera digna.

Esto ocurre desde hace años y yo inocentemente ajeno desconocía debido a que no es mi estilo dedicarme a deambular sobre estas horas en busca de sexo.

Confieso que estoy sin compromiso y que de vez en cuando las ganas afloran, pero de mi necesidad de salir, a buscar satisfacerlas, va un buen trecho, debido a que no es mi estilo todavía, vivir de tal manera; porque lo que busco es la estabilidad y amor consensuado, que permita disfrutar en pleno de la relación.

Pero retomando el tema, quede con la boca abierta cuando de por casualidad salia altas horas de la noche de casa de una prima que vive por el municipio Cerro a buscar la ruta P-11 en el Vedado, cuando me fije como en los altos del monumento habían como 13 homosexuales, muy ellos mas que amigos-para comprender de que iba tal sitio.

Al poco rato, apareció la policía y detuvo a unos cuantos porque otros salieron corriendo.


Nada un sitio mas que descubrí, y del cual tengo el placer de hablarles, para que asi conozcan mas a fondo la realidad de la comunidad gay de mi país, que como decía hace unos instantes esta muy carente de espacios donde tener relaciones sexuales dignas.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.