Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

Realizar Graffitis en la playa El Chivo es algo muy común. El Chivo le dicen a esa playa gay ubicada a la entrada de la Habana del Este a la salida del túnel de la bahía de la Habana porque se reúnen muchos gays.

Años atrás era un lugar donde la policía se adentraba para capturar a los gays que acudían al sitio para tener sexo en ausencia de espacios privados. Hoy aunque la represión policial ha menguado aparentemente, la policía ahora sigue adentrándose pero vestidos de civil haciendo creer a los ingenuos que son homosexuales para luego como el alacrán dar su punzonazo mortal.

Ese punzonazo querido  y amigo lector implica detener y conducir arbitrariamente al individuo gay a una estación policial. En ese caso la mas cercana esta ubicada en la localidad de Cojimar cerca de la Villa Panamericana.


Una vez llegado allí, te encierran en la cárcel  luego después de tres, cuatro y hasta cinco horas o las que les de la gana a ellos sacarte con una multa puesta y un delito imputado que no cometiste para  soltarte después de haber firmado el acuerdo de que pagaras la multa. La multa oscila entre 60 y 70 pesos nacionales según lo que a ellos les convenga poner en papel.

Pero tristemente la mayoría de los gays aguantan como corderos dispuestos a ser llevaderos al matadero por temor en ese momento de revelarse contra las autoridades y sufrir consecuencias peores. El temor sufrido es enfermizo. Pero una vez salidos de la estación policial se dirigen en ese mismo instante o al día siguiente a plasmar en la pared del castillo mensajes graffitados para acordarse un día de lo que les paso, o para que la misma policía un día, cuando decida regresar, lea los mensajes pintados allí y tomen conciencia del mal que hicieron.

Esos graffitis que se encuentran allí muy cerca de la costa, están plasmados en una infraestructura muy vieja y muy poco salubre conocida como el castillito donde los gays realizan sexo para evitar ser sorprendidos.

Los mensajes y dibujos mas evidentes son expresiones acerca de cuanto disfrutaron y gozaron del sexo hasta expresiones de disgusto consecuencia de ser detenidos y abusados psicologicamente por las autoridades. Otros graffitis expresan malas frases contra los oficiales homofobos; y algunos instan hasta el cuidado del gay para que se proteja sexualmente  evitando el contagio por vía sexual.


Los graffitis son mensajes y dibujos escritos sin recursos. La tinta para hacerlo no es tinta, simplemente es leña calcinada por el fuego que se encuentra en el lugar tras intentos de incinerar toda a vegetación de la playa para evitar que los homosexuales se escondan y tengan sexo tras los arbustos a elevadas horas de la noche.


Nada que allí hay historia y hay infinitas historias que contar. Solo te digo que si por casualidad vienes un día a la isla y visitas este lugar, ven preparado para irte chasqueado porque encontraras a una comunidad gay paranoica de tanta represión y puesta en guardia ante segura intervención policial. Pero bueno, olvidaba que no puedo decirte que no valdrá la pena el intento si tu interés es escuchar las 20 mil historias de las que avergonzarte y otras 30 mil de las que indignarte debido a lo que allá dentro se ve, se oye y se vive. ¿No lo crees así?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.