El deambular de los Maricas en días de Carnavales.



Las maricas anduvieron como que locas en días de carnavales. Todas estaban ansiosas de hacer dinero antes de que se terminaran porque es la única ocasión anual de hacer dinero en cantidad ya que la Habana esta revuelta y bien transitada de turistas. Saben que durante la misma asisten todo tipo de personas a los cuales tienen en la mirilla, ya que circula el dinero fuerte como a borbotones porque los que lo sueltan quieren recrearse y hacerlo bien con el fin de pasar días especiales. Los extranjeros por ejemplo buscan recrearse sin límites de la festividad y aprovechan sin que les quede vergüenza en buscar a los jineteros y a los maricas para ligar con ellos a cambio de ofrecerles un dinero que sabe que estos necesitan. Ellos conocen muy bien de nuestras carencias y necesidades y la manera en que circula el dinero en la isla, al punto si es preciso de regatear, con el fin de salirse con la suya. El jinetero carente y desesperado, muchas veces tiende a ceder con la oferta porque muchas veces en su casa o no hay alimento para el día, o sino porque tiene que pagar el alquiler donde habita ya que el mismo es del interior del país. 
Transexuales, aprovechan en usar sus minifaldas y sus vestimentas toda provocadoras para lograr sus objetivos. El sueño añorado de cada uno, es que un extranjero se enganche tanto que puedan sacarles del país, o sino mantener una relación en el mismo y que por consiguiente les acomode con casa y todo para salirse del asinamiento en que viven y del mundo que una vez escogieron para sobrevivir.
Algunas prefieren trabajar por cuenta propia sin depender de chulos (proxenetas) para no tener que compartir la ganancia. Otras dependen de estos porque están ciegamente enamoradas o sino porque temen la represalia de estos quienes les amenazan con chantajes y golpizas haciendo de sus vidas una agonía. Otras son amedrentadas  por la policía con ir a prisión sino le entregan una comisión, además del acostumbrado sexo gay que estos buscan para variar en la semana de la monotonía de sus mujeres.
 Solo en esos días basta mirar las calles para constatar que hubo bastante visibilidad  durante la jornada, y que esta fue tan alta que cualquiera diría que Cuba es una nación abiertamente gay, cuando la realidad es bien distinta.
La policía bien hacía por esos días no olas, sino tsunamis; mostrando en cada esquina sus patrulleros  y furgonetas pidiendo documentos identificatorios a toda persona gay y trans con el fin de  aparentemente poner orden social contra cualquier acto delictivo que aconteciera.
Pero la realidad demostraba a los que conocen bien la Habana, y a los que tienen ojos clínicos para saber que ocurre en cada mente, que el objetivo de todo no era nada más que mantener amilanada a las minorías con el fin de extorsionarlas y sacar provecho de las ilegalidades que cometen.
La mayoría de las personas homosexuales y transexuales les huían con solo divisar su presencia  para evitar ser deportadas (en caso de las que son del interior del país), o sino simplemente se escondían para evitar ser abochornadas y detenidas en culpa de una homofobia institucional que a  su entender saben que no tiene remedio.
Pero otras para poder sobrevivir en su poca inteligencia se amparaban bajo la representación de un oficial de la policía para ser protegidas, evitando ser deportadas bajo la promesa de obtener luz verde y cometer fechorías sin que la justicia les cayera encima. Todo a cambio de compartir beneficios.
Pero sin embargo aunque a muchos les resultaba la escena que vivían estos jineteros y trans de sumamente incitador, a otros déjenme decirle que resultaba en su opinión el catalogar lo que presenciaban como de decadencia social y escoria, porque en su entender cada día son más las maricas que salen del closet a raíz del trabajo que viene realizando Mariela Castro.  Se arremetía contra gays, jineteros y trans por esos días porque en la mayoría de las conciencias todavía existe un sector que no ve con buenos ojos todo el trabajo que viene realizando el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) en pro de defender la diversidad sexual.
Es fácil echar culpas cuando en realidad no se conocen las vidas de estas personas. Muchos aunque parecieran que andan en las calles contentos y felices, (refiriéndome a los jineteros y transexuales), en realidad solo muestran sus máscaras para ocultar su hambre, su miseria y en algunos casos si es que no se ha perdido su vergüenza, cuando saben que tienen que chupar una verga o sino tener que hacer sexo en los pasillos de los edificios o sino bajo sus escaleras solo para ganar el diario para subsistir y mantener a sus familiares.
Los que les ven les tachan no solo de putos y depravados, sino también de delincuentes porque muchos además de prostituirse, tener sexo en espacios públicos a oscuras, roban a mano armada asaltando a extranjeros y a personas comunes que caen embelesados de sus encantos.
No es que este de su lado. Solo digo que para el de afuera e incluso para el dentro que no comprende este complejo mundo, es más fácil juzgar ya que no vive en carne propia la ignominia y la segregación de la que son víctimas en casi todas las esferas que tienen que afrontar.
Solo el que no anda en los zapatos de estos, emite juicio sin conocer lo que cada día viven y las razones de sus porque son obviadas injustamente.  Son el resultado de una sociedad y de un gobierno que se ha caracterizado durante cincuenta y cinco años en oprimirles y hacerles la vida difícil todo porque peca inhumano y de pretender que es perfecto.
Algunos de estos jineteros y trans tienen hijos que alimentar y vestir. A estos que viven en el bajo mundo, aunque a muchos pareciera no ser la única opción para ellos, solo basta hablarles y preguntar para constatar que el gobierno ha hecho nulas sus oportunidades sociales a que tiene todo ser humano derecho, exigiendo en caso de las transexuales que para poder estudiar y vincularse en puestos laborales han de vestirse conforme al género biológico haciendo la situación para estas sumamente difíciles.
Simplemente, el solo hecho de ser gay ya es un estigma en el individuo. Y el hecho de ser trans lo es todavía más. Desde muy jóvenes siendo víctimas de la discriminación, abandonaron sus colegios y sus familias víctimas de la homofobia y transfobia, no quedando más remedio que vivir en muchos casos en el submundo decadente de la prostitución y el robo para poder sobrevivir. Las personas gays y lesbianas que son los que menos afrontan problemas en temas de vinculo social y laboral (siempre y cuando en la mayoría de los casos se proyecten de manera que no provoque conflictos), en comparación con las personas con una identidad de género no acorde a la biológica, bien estos pueden decir que también sufren de las humillaciones y las burlas en los centros laborales y estudiantiles haciendo que no muchos estén dispuestos a soportar.
Por lo que a la larga o a la corta, temprano o que tarde, al final acaban inmiscuyéndose en el mundo de la marginalidad y la prostitución para sobrevivir, siendo recogidos en algunos casos por ex presidiarios, delincuentes, proxenetas y abbakuas quienes abusan de estos.
Es decir que cuando muchos pretendemos hablar de orden y justicia social solo vemos caos.
Pretendemos echar culpas a un grupo u a otro, sin embargo no se tiene noción de que la culpa en si no está en estos ni aquellos, sino en el sistema y en nuestros líderes quienes pretenden tras apariencia mostrarse internacionalmente como uno que carecen de defectos y que trabajan en pro total del beneficio y equidad de la ciudadanía.  
Más la realidad es dura, y cuando en cada esquina se escucha de que un tipo golpeo a una travesti o a una transexual, muchos hacemos de la vista de gorda cuando sabemos que no todo es la resultante de la homofobia y transfobia que predomina en nuestra sociedad, sino de otros factores que imperan, haciendo que la violencia social se empodere cada día más de los individuos.
Podemos hablar y llegaríamos a la conclusión que entran en juego factores económicos, tanto como socio-culturales, e incluso históricos, cuales son los black avatars  que han hecho de nuestro país un infierno en la tierra.
Tal vez usted me diga que en otras regiones y países la situación es parecida y no discrepo; simplemente alego que a todo esto, la situación resulta fácil a la mayoría de los políticos, ya que a la mayoría no les interesa implementar políticas satisfactorias en beneficios de las minorías sexuales. Solo cuando lo hacen como es el caso de Cuba, convierten el proceso en algo agonizantemente burocrático al punto que cuando se lleva a cabo, se pierden vidas resultado de la violencia, o sino  vidas se involucran más en la prostitución, la marginalidad  y por consecuencia el crimen.
Cuba es un ejemplo de esto. La misma política sexual que esta lleva a cabo, los ciudadanos LGBTI conocen perfectamente que solo sirve de pantalla para dar a entender al mundo que en el país se respetan los derechos de las personas homosexuales y transexuales, cuando la realidad inequívoca muestra que esto es totalmente falso.
A esto hay que contar también con que el país no cuenta con una prensa amarillista y por ende resulta de desconocimiento mayoritario, conocer cuando se cometen acciones de lesa humanidad contra individuos LGBTI, sin contar la inoportuna política de medios existentes las cuales son todas de carácter estatal y responden a un solo régimen quien busca a todo costa el silencio de estas en lo que a este le conviene.
En estos días de carnaval es muy común escuchar comentarios de trans, travestis y gays de como intentaron robar a un extranjero, de cómo  incluso a mano armada intentaron a la fuerza arrancar la billetera de sus bolsillos, de cómo bajo una escalera estuvieron con un tipo cual les pago 5 CUC por chuparle la verga, además de…
Tenemos la costumbre de sopesar las cosas según nuestras ideas y catalogarlas en blanco y negro cuando el rango espectral es mucho más extenso y complicado de lo que parece.
Se piensa que porque los medios hablan de una isla sumamente paradisiaca, todo es color de rosa.
Muchos de los jineteros, trans y travestis que se dedican a cometer los actos vandálicos, tristemente no pasan de los 19 años. Comienzan desde edades tempranas a engatusar tanto a extranjeros como a ciudadanos y la resultante final es que van a parar a prisión o si no son contagiados del VIH.

El carnaval de este año 2014 ya finalizo. En el mismo ocurrieron los actos que años atrás individuos y personas comunes presenciaran porque tienen ojos. Aunque la misma no resulta ser la única festividad que se realiza en el país, existen otras de las cuales jineteros, transexuales y travestis esperan ansiosos porque saben que las mismas son oportunidades únicas de obtener ingresos buscando a los turistas. Espero que el próximo año los índices de corrupción, delincuencia y prostitución sean mucho menores, y que el CENESEX se percate más de todo esto que acontece trabajando más en pro del beneficio ciudadano en vez de hacer más política exterior para recibir créditos y status internacionales. Espero que el próximo año las cosas para beneficio de las minorías sexuales hayan cambiado convenientemente. @mariojdgonzalez

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.