Las Vampiresas de la calle Reina.


La calle Reina ubicada en el municipio de (Centro Habana), en su nocturnidad sigue siendo la propuesta más atractiva de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), pero que no asumen públicamente su atracción por ellos.
Para buscar del sexo fácil los mismos se arriesgan a deambular sin sentido de arriba abajo, solo para buscar el placer que necesitan, porque sus mujeres no se lo pueden dar.
Desenfrenados y ardientes de contacto piel con piel, buscan a jóvenes gays o travestis y trans femeninas con quien compartir el placer, apostándose en los pasillos o entradas de los edificios, para una vez allí, hacer ese sexo que escandaliza  tanto a nuestra sociedad, saciando toda la sed de días o meses reprimidos.
En las inmediaciones; sea una calle más a la derecha o a la izquierda, junto con sus recovecos y pasillos, los mismos se adentran en las entradas de los edificios de infraestructura ruin, para sobre las escaleras, realizar el sexo apresurado evitando ser sorprendidos.
Como presas, los chicos, jóvenes gays  y trans se apostan en las esquinas y muros de la calle, esperando llamar la atención de los ambulantes, para conducirlos a esos lugares que ellos mismos muy bien conocen.
Ellos conocen que están ardientes de pasión; por lo que aprovechan exigiendo una cantidad económica factible que satisfaga su necesidad, correspondiendo a las demandas de aquellos que pueden darse el lujo de pagar.
Aquellos que no son tan afortunados regatean o incluso engañan a los que trabajan a costa de su cuerpo.
De vez en cuando y de cuando en vez se escucha en el área, gritos y escándalos de algún travesti, gay o transexual que acabo de satisfacer las demandas sexuales de hombres que aseguraban cumplir con el pago, porque los mismos  no quieren pagarle.
También es notario presenciar conflictos en la localidad, de parte de personas que viven en el área, porque despiertan a causa de los gemidos y frases indecentes que escuchan fuera las puertas de su apartamento.
Ellos se quejan que al amanecer tienen que recoger los condones que dejan con semen y hasta mierda, haciendo esto que la mayoría odien a los homosexuales y trans que se dedican a ello.
Vecinos hasta han montado vigilancia cederista y han dado caza a los jineteros y prostitutos para sorprenderlos dándole un buen susto y luego llevarlos a la policía.
Sin embargo, otros que se prostituyen, no asienten tener sexo en lugares públicos propensos a ser sorprendidos si el que demanda de sus servicios no tiene una casa de alquiler que pagar.
Ya cayendo la noche bien se puede divisar a los gays y trans que deambulan por el lugar para aprovechar el tiempo contando con el factor tiempo para ganar economía de más.
Pero es en realidad en horas de la madrugada; mientras la mayoría duerme, que los mismos, sino han podido ganar aunque sea unos 10 o 20 CUC, se apresuran de hacerlo con cualquiera, para aunque sea ganarse unos 5, ya que no se pueden permitir el lujo de llegar a casa sin un medio.

Reina durante el dia parece una calle normal donde personas comunes transitan. Pero a pesar de verse sus edificios viejos; y no divisarse casi ninguna persona trans o gay que se prostituya; la mayoría de los que viven en el barrio, saben que a esa hora del dia duermen como los vampiros  y vampiresas, y salen de noche solo para cazar sus presas. @mariojdgonzalez

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.