Dios, el hombre o mi yo.




Mejor es confiar en el Señor que confiar en el hombre…, mejor es confiar en el Señor que confiar en príncipes, dice el verso.                                                                      Salmo 118:6-9

Nuestros tiempos señalan que el hombre debe renunciar a su confianza en si mismo y a su confianza en el prójimo, por sincero que este pueda parecer. Vivimos en tiempos peligrosos, en tiempos de maldad engañosa y oculta. Hoy día nadie sabe quien es quien.

La Palabra del Señor es clara en este asunto. “Maldito el hombre que confía en el hombre”. No se refiere solo al hombre externo, sea nuestro amigo, enemigo o a un desconocido; sino también a nuestro yo.

En quien único tenemos garantía  de confiar es en el Señor. Nosotros como pecadores somos inconstantes como las olas del mar que van de aquí para allá. Prometemos algo hoy, y mañana deshacemos lo que prometimos. Nuestros pensamientos y  palabras son  vanos.

Debemos aprender a descansar en Dios y no temer al hombre, ni a ninguna circunstancia sombría. Aun las circunstancias favorables pueden alejarnos de Dios porque nuestra fe se debilita,  alejándonos,  porque creemos que nuestra vida esta resuelta y no necesitamos nada mas.

Esta es la condición del ser humano en general, sea cual fuere su posición, orientación sexual, condición física, raza, género, status económico etc. Todos somos pecadores. Pero por ningún motivo debemos depositar la confianza en los agentes externos que no separan de Dios; incluso depositar la confianza en nosotros mismos es un fracaso seguro.

Hoy día cuando un sin numero de sitios Web hablan del ego, del yoismo desenfrenado y  del amor a si mismo, debemos tener cuidado; y pedir a Dios que nos ayude amarnos a nosotros mismos y a auto valorarnos en la medida correcta, equilibrada, en la medida en que Cristo nos valora, ya que es una condición indispensable, para poder amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, como el mandamiento bíblico nos señala.

Nuestra única premisa es depender de Dios en cada instante y en cada momento. Priorizar el estudio diario de su Palabra y la oración continúa con acción de gracias.

 Por ejemplo: Muchos gays y lesbianas que visitaban la iglesia acabaron alejándose de ella y de Dios, por hacer caso a opiniones discriminatorias o por autocensurarse  a si mismos. No debemos descansar en los hombres sino en Dios. La Palabra es clara en esto. Ella nos dice, que la verdad nos hará libre.

Cada ser humano debe buscar la verdad única de Dios, y la verdad personal que este quiere revelarle. Somos iguales en condición humana, pero diferentes en cuanto a nuestro vivir y andar diario por la vida.

El mundo vive hoy desafortunadamente basado en las tradiciones, y no valora lo que Dios en su infinita misericordia expresa en su Santa Palabra. Una de estas tradiciones es el heterosexismo desenfrenado con  sus virtudes y desvirtudes, por así llamar.

 Todos, debemos beber cada día de la Palabra de Dios, donde único se encuentra la verdad. Solo así el ser humano podrá ser feliz. Alejarse de las tradiciones es esencial para lograr que la sociedad deje de juzgar y aprenda a dejar solo las cosas al Todopoderoso nuestro gran legislador.

Si leyésemos  la Palabra,  nuevamente, nos percataríamos al leer que lo único que el quiere es, misericordia no sacrificio.

El mal que vive hoy día la iglesia de Laodicea, es no cumplir con esta amonestación. Comportándonos como legisladores, lo  único que acarrearemos para nuestras almas es condenación y no salvación, porque dice la biblia que solo hay un juez; nuestro Dios.

Mejor es confiar en el Señor que confiar en el hombre…, mejor es confiar en el Señor que confiar en príncipes, dice el verso. No insto a que nos revelemos contra nuestros superiores, líderes, dirigentes eclesiásticos y nuestros hermanos. Mi intención ante todo es mostrar que debemos actuar con sabiduría y poner nuestro grano de arena para trabajar en favor de nosotros mismos, y de nuestro prójimo, para erradicar la excesiva confianza que tenemos en nuestros lideres.

Grandes de la iglesia han caído. Y personajes bíblicos como señala la Escritura han flaqueado. ¿Que nos dice esto, en cuanto a como reconsiderar nuestra nuestra actitud y solo obedecer lo que dice la Palabra del Altísimo?

También cuando confiamos en gobernantes, nuestras relaciones íntimas- personales, nuestros amigos, más que en nuestro Dios, somos siempre chasqueados, sea de una manera u otra.

Dios nos advierte  todos los días de este grande mal. Que hoy sea un día de reflexión, meditación y de  nueva acción en tu vida basado en la inmutable y certera Palabra de Dios.

Que Dios te bendiga y guarde.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Jóvenes Gays de Cuba: Atractivos pero Peligrosos.

Graffitis en Playa El Chivo Realizado por Gays que Buscan Sexo y que son Detenidos por la Policia.

A ritmo de Sunga y Sexo: Jineteros y Extranjeros en Playa Gay Mi Cayito, con la mirada de los Policías Proxenetas.